Scouts: protagonistas del espacio público

La invención del espacio verdaderamente público ha sido uno de los grandes cambios en el modo de vida y organización de los seres humanos. Varias de las primeras ciudades no contaron con espacios públicos como hoy. En Catal Hüyük (hoy Turquía), una de las primeras ciudades del mundo, las casas estaban juntas unas con otras y la circulación ocurría sobre los techos de las viviendas; no había calles como hoy las conocemos. En ciudades antiguas de otras regiones del mundo antiguo, el espacio público libre e integrador tampoco existió o no fue relevante. Luoyang (hoy China) fue una ciudad trazada en capas: el espacio sagrado al centro, segregado de la ciudad que lo rodeaba, ésta a su vez separada del mercado, y todo este conjunto aparte del barrio de extranjeros. Los espacios públicos integradores surgirían siglos después, apareciendo de manera autónoma en asentamientos como Atenas, Teotihuacan, Cuzco y muchos otros. Si el espacio público fue el logro de una gran revolución urbana, ¿quién se encarga de protegerlo y alegrarlo en tiempos del celular, la realidad virtual y los centros comerciales?

Scouts

Entre los usuarios más frecuentes de los espacios públicos se encuentran los grupos juveniles. En particular (considerando su distribución nacional y membrecía) los scouts de México. Su historia inicia muy lejos tanto en distancia como en concepto: por un lado, en la Boys’ Brigade fundada en 1883, dirigida originalmente a niños varones y todavía ligada a la iglesia; por la otra, a las tácticas de organización juvenil que Robert Baden-Powell innovó durante la guerra entre bóeres e ingleses en el sur de África. Ha pasado más de un siglo de la fundación del movimiento scout y hoy es 100% pacifista, abierto a todos los géneros y tiende más hacia la espiritualidad y la diversidad, que hacia una religiosidad estricta.

Los scouts de México se reúnen una vez a la semana, usualmente en parques y plazas. Su formación tiene tres conceptos sumamente favorables. El primero, es el desarrollo de áreas de crecimiento en las y los jóvenes. Una de ellas es la sociabilidad: ¿qué es lo que propongo y hago a favor de la sociedad en la que vivo? Comenzando, desde luego, por cuidar el sitio donde se reúnen. Por otra parte, al igual que scouts de otros países, los de México deben organizarse y actuar a favor de los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU (incluyendo Ciudades y comunidades sosteniblesReducción de las desigualdadesAcción por el clima). Por último, las y los scouts acostumbran hacer excursiones y campamento: momentos excelentes para practicar el uso del transporte público, hacer presupuestos y planear su viaje desde niños en compañía de adultos que los guían.

Cualquier persona desde los siete años puede ser scout. Cambia su rol, pero hay oportunidades de aprendizaje y participación para todos. Siendo una de las máximas de los scouts el dejar el mundo mejor, ésta puede ser una de las organizaciones clave para cuidar y mantener en uso nuestros espacios públicos, que son nuestra riqueza urbana.


Lo mejor de todo -> gracias a que el trabajo de los adultos es voluntario y la inscripción incluye seguro contra accidentes, los scouts son de las actividades juveniles más asequibles.

Lo más interesante -> el mayor espacio público intervenido por los scouts es el Zócalo, haciendo cada años una flor de lis de latas que después se venden y apoyan causas sociales.

Incrementa tus probabilidades -> más de 700 grupos integran la Asociación de Scouts de México, y puedes visitarlos o unirte a ellos, ¡encuéntralos en este mapa!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s