Juan Rulfo. En los ferrocarriles. [Libro]

Escribir acerca de Juan Rulfo remite, obligadamente, a lo que él mismo escribía. Si bien la lista de sensaciones y personajes puede ser amplísima, curiosamente su obra no. Se reduce, tradicionalmente, a Pedro Páramo y El llano en llamas. Sin embargo, cuando hablamos de los escenarios donde los hechos ocurren, parecen a veces también ser acotados: por ahí un monte, una vereda, un páramo, un Pedro Páramo, el río, la iglesia… la vida de campo. Raro fue que la literatura de Rulfo hiciera mención a las ciudades. La única frase en todo El llano en llamas que se refiere a ellas, dice:

De los ranchos bajaba la gente a los pueblos; la gente de los pueblos se iba a las ciudades. En las ciudades, la gente se perdía; se disolvía entre la gente.

Justo por lo anterior, llama la atención que una parte importante de la obra fotográfica de Rulfo (no quizá por la cantidad, sino por la información que nos proporciona) la dedicara al medio urbano. En específico, no obstante, al punto donde comenzaba esa disolución de gente entre la gente: el lugar donde llegaba el tren.

Juan Rulfo. En los ferrocarriles

El libro titulado En los ferrocarriles busca explorar esa faceta de Rulfo al tiempo que nos permite tantear también una cara muy específica de la Ciudad de México en la década de 1950: la del último tramo del ferrocarril. El Rulfo fotógrafo recorre las vías, patios de maniobra y puentes de los últimos kilómetros que recorre con esperanza el inmigrante para salir y no encontrar quizá ninguna. Un cielo nublado por las locomotoras le da sombra en Nonoalco a los niños que caminan con su mamá junto a la vía. Juegos infantiles sin un árbol (y muchos de aquellos incluso sin niños) esperando bajo el sol en la Santa María. Huertitos familiares (que acabarían bajo pisos y pisos de concreto) en Tlatelolco. Cruces incruzables en Peralvillo. Viviendas invivibles en la Guerrero. Por ahí, en otra imagen, un grupo de mujeres colecta agua caliente de una locomotora en Tacuba: es impresionante lo helado de su motivación frente a lo calientito que debe haber sido la recompensa.  Rulfo juega con maestría entre la dialéctica del horror que hay fuera de la cámara y la belleza que queda capturada en ella construyendo discursos estéticos y sociales mediante la fotografía, siendo que la mayoría de nosotros no la habría imaginado jamás como su lenguaje.

En esta exploración participan estudiosos del tema como Víctor Jiménez, Raquel Tibol, Paulina Millán, Alberto Vital, Manuel Perló y Alejandro Suárez Pareyón, quienes nos ayudan a entender desde más ángulos a Rulfo y a la ciudad. Pero también esa relación entre los dos en la que, dice Perló, no terminaban de entenderse. Y, sin embargo, qué profundidad con tan sólo mirarse.

AUTOR: JUAN RULFO. COORDINADORA EDITORIAL: MARA GARBUNO

Año: 2014

Editorial: Universidad Nacional Autónoma de México

Costo aproximado (2019): 900 MXN (suelen aplicarse descuentos en librerías UNAM para su comunidad universitaria)


Lo mejor de todo -> en años recientes se visibilizó el patrimonio ferroviario con libros como Estaciones ferroviarias de México o Los ferrocarriles en la Revolución Mexicana.

Lo más interesante -> el cuento «Paso del Norte» ocurre en Nonoalco, cuando el protagonista ha perdido fortuna y esperanza y debe salir rumbo a Ciudad Juárez.

Incrementa tus probabilidades -> el texto «Juan Rulfo, fotógrafo» de Praxedis Razo da los puntos sintéticos de qué debemos saber y cómo entender este lado del artista.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s