El precio de la vivienda

En el sentido más mundano, nosotros percibimos cualquier vivienda a partir de lo construido, de los acabados y hasta de la «vibra» que sentimos en su interior. Sin embargo, uno de los componentes más determinantes del precio de una vivienda es el suelo donde está construida. Cuando hablamos de suelo nos referimos a su localización, sus características físicas, los riesgos del entorno, lo que se le permite construir o alojar  por normatividad, los modos de movilidad disponibles, y un amplio etcétera.

Precio de la vivienda

Al interior de una ciudad, los valores de vivienda pueden ser muy variables. En Cancún (donde habitan personas sumamente ricas y otras que inmigraron por necesidad) un metro cuadrado de vivienda nueva en la zona de Puerto Cancún (74,513 MXN) vale en promedio casi diez veces lo que costaría en  la zona Norcentro (7,656 MXN). La distancia entre ambas es de tres kilómetros. A nivel de municipios y alcaldías en México, son San Pedro Garza García (61,685 MXN), Zapopan (56,977 MXN) y la alcaldía capitalina de Benito Juárez (53,201 MXN) los metros cuadrados más caros de vivienda en departamento. Para casas unifamiliares, ganan la alcaldía Miguel Hidalgo (48,149 MXN), Isla Mujeres (48,029 MXN) y, repitiendo su tercer lugar, Benito Juárez (46,544 MXN). Aunque la teoría más ortodoxa dice que es más barata la vivienda vertical porque el valor del suelo se divide entre más habitantes, los departamentos cuestan más: dado que la vivienda vertical suele localizarse cerca de usos intensivos (edificios de oficinas, centros comerciales, transporte masivo, etc.), esto la encarece, aunque también brinda proximidad a muchas cosas.

Además del suelo, también son importantísimas las dinámicas económicas. Esto queda claro comparando ciudades en contextos muy distintos. San Francisco es, a 2019, la segunda ciudad con rentas más caras en el mundo para departamentos de dos recámaras (3,631 USD promedio mensuales). Sin embargo, los salarios permiten cubrirlo. Éste aumentó 31% en el último año. Una vez que una persona en San Francisco paga la renta, lo que le queda de su salario es 50% más que lo que le quedaba en 2018. Ocurre distinto en Ciudad de México, donde el valor de la renta subió un 3%, el ingreso cayó 5%, y el dinero que uno tiene después de pagar la renta es 15% menos que el año pasado. Hay casos más serios. Aunque en Buenos Aires el valor de la renta cayó 45% en un año, esto no significa que más personas puedan ahora pagar el alquiler, sino que, en medio de su crisis económica, menos gente puede pagarlo y los precios caen. Tanto así que, aun con una renta a casi la mitad de precio, las personas tienen también 45% menos de dinero libre después de pagar el alquiler que hace un año.

El precio de la vivienda depende mucho más del suelo o la dinámica económica que de la misma casa en que uno vive. Una buena política de suelo, buenas regulaciones y desarrollo económico ayudan a que todos podamos acceder a una buena vivienda.


Lo mejor de todo -> existe más de una vía para volver asequibles las viviendas: el suelo y la dinámica económica; esto ofrece más soluciones y herramientas.

Lo más interesante -> la vivienda vertical no es más económica que la horizontal; pero hay argumentos de que ofrece mejor calidad de vida, lo que justifica políticas públicas.

Incrementa tus probabilidades -> los costos de vida en varias ciudades del mundo están en numbeo.com; mejora la información actualizando los precios de donde tú vives.

Un comentario

Responder a ¿Cuántas personas (sobre)viven en la calle? – museo de las preguntas Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s